Malasmadres ¿Es posible una conciliación real?

Cómo ser madre y conciliar

La maternidad te hace plantearte cómo conciliar el trabajo con tus hijos y te pone la mochila de la culpa continuamente. Sentirse malasmadres es el día a día de muchas madres trabajadoras ¿Es posible una conciliación real?

En la actualidad, la maternidad se comienza de una manera tardía, la edad media para tener el primer hijo se retrasa a los 31 años y disminuyen los hijos por mujer. Pero, a la hora de plantearse la maternidad, muchas mujeres se lo piensan porque no creen que una conciliación real sea posible. Sentirse malasmadres es fruto de las exigencias de una sociedad en la que tienen que llegar a todo.

Los horarios laborales son interminables en este país y, cada vez, cuesta más tomar una decisión que puede que haga que tu carrera laboral termine o se pare. O que, si no se para, te sientas mal por no atender a tu bebé.

Los datos están ahí, en la encuesta realizada por el Club de Malas Madres Concilia 13F lo reflejan claramente, hay una penalización de las mujeres madres en el mercado laboral.

Lo demuestran, también, estudios como el de la Organización Internacional del Trabajo donde se alerta de que las mujeres madres en España cobran un 17% menos que los hombres y un 5% menos de las mujeres que no son madres.

Para hablarnos de conciliación, cuidados, culpabilidad y Malasmadres en Conexión de Tejidos hemos hablado con la socióloga y responsable de Investigación Social del Club de Malas Madres, Maite Egoscozabal.

Excendencia por cuidado de hijos

El principal dato que arroja la encuesta de Concilia 13F realizada por el Club de Malas Madres es que 8 de cada 10 encuestadas que trabajan declaran tener dificultades para conciliar su vida laboral con la familiar.

Este resultado que desmonta el mito de la mujer superwoman que llega a hacer todo sin problema. Estas dificultades se traducen en cansancio y en la sensación de necesitar más horas al día.

¿Que es ser Malasmadres?

¿Quién no se ha sentido mala madre alguna vez? Laura Baena, la fundadora de este club de Malasmadres comenzó creándose una cuenta en Twitter para mostrar el choque de realidad que supuso su maternidad y cómo se sentía mala madre por no cumplir con los cánones de perfección que se imponen en la maternidad.

“En realidad este movimiento de Malasmadres surge de conectar una experiencia individual con una necesidad social de decir que no queremos cumplir con ese mito que es la maternidad”, según explica Maite Egoscozabal.

Este Club comenzó como una forma de desahogo pero se ha convertido en todo un movimiento que lucha por la conciliación, que aporta información para las malasmadres que tengan dudas sobre trabajo y familia y, que ante todo, escucha a todas las mujeres que se sienten que no pueden ser todo lo que les pide la sociedad.

Además, trabajan por hacer visible no solo el trabajo en casa con los hijos que no se ve, sino las injusticias laborales derivadas de la maternidad.

Y para recoger ese grito de lucha por la conciliación hicieron una iniciativa #RompeElMuro en donde las mujeres pueden dejar escrito cuál es su reivindicación y por qué quieren romperlo y así convertir las reivindicaciones individuales en algo social.

Conciliación durante el Coronavirus

La falta de conciliación laboral, en nuestro país, se ha hecho evidente en esta crisis del Coronavirus en España. Se impone un teletrabajo para el que las empresas españolas no están preparadas.

Por otro lado, se ha unido a que los niños no tienen colegio y las madres no saben qué tienen que solicitar en sus trabajos para poder conciliar.

Por ese motivo, desde el Club de Malasmadres han creado una guía para saber cómo poder conciliar la vida laboral con el cuidado de tus hijos con motivo de este estado de alarma que mantiene a los más pequeños sin clases.

Y es que, en muchos casos, se pretende que el teletrabajo sirva para poder trabajar a la vez que se cuida de los hijos, y eso, es bastante complicado. Aunque, en algunas ocasiones, sea la única manera de hacerlo.

Además, en este tipo de situaciones se puede ver como la culpa que las madres llevan siempre en la mochila se acentúa al sumar el hecho de pasar tantas horas con los hijos pero no poder atenderles como les gustaría.

De hecho, la socióloga del Club de Malasmadres apunta que esa culpa viene de “esa imposición social de cumplir con unos cánones de maternidad” que la realidad no podemos cumplir.

“Es lo que más cuesta la necesidad de despojarnos de la culpa y vivir la maternidad en libertad”, ha apuntado.

La conciliación, una lucha

El trabajo de este Club que pretende conectar a las madres en una gran comunidad que cuenta ya con más de 750.000 en sus redes sociales ha conseguido no sólo quedarse en esa conexión.

Y es que han conseguido hacer dos estudios sociológicos, por un lado Concilia 13F en 2015 para cuantificar “todas esas voces que iban llegando por redes sociales” sobre la conciliación.

Y, por otro lado, en 2017 realizaron el estudio Somos Equipo para subrayar la falta de corresponsabilidad y hacerla visible a través de este estudio sociológico.

Y si algo han conseguido con ambos estudios es “concienciación” de que este problema de la conciliación y la falta de corresponsabilidad se visibilice y las familias se den cuenta de que “no es un problema individual sino social”, ha asegurado.

Ahora trabajan en el movimiento #YoNoRenuncio para que las madres den a conocer cuáles son sus condiciones y poder hacer una “reivindicación conjunta aunando no sólo a familias sino a empresas” y a la administraciones porque todos tienen que “remar en la misma dirección”.

” Si los agentes sociales no hacen nada por ayudar en la conciliación no podemos cambiar solas la sociedad”

El teléfono de la conciliación

Desde el Club de Malasmadres pusieron en marcha el teléfono amarillo de la conciliación que es “un servicio de asesoramiento legal”. Y es que al abanderar este movimiento muchas mujeres les escribían con dudas.

Comenzaron con esta iniciativa en 2019 y la demanda fue abrumadora contábamos con unos colaboradores freelance y, este año “Legalitas nos apoya es importante dar respuesta a esas preguntas”, ha asegurado Maite.

Las dudas que más plantean en este teléfono, según ha apuntado, son acerca de “la reducción de jornada, la excedencia o la adaptación de jornada”, que son las únicas medidas de conciliación que existen.

Aunque la mayoría son mujeres, ha destacado que cada vez son más hombres los que llaman al teléfono preguntando por medidas de conciliación.

“Que cada vez haya más hombres concienciados para entrar en casa a cuidar es algo positivo. Es muy importante que el hombre sepa que ellos también tienen derecho y obligación de estar en la crianza de los niños”

Corresponsabilidad familiar

En la conciliación laboral y familiar son las madres las que suelen hacer el esfuerzo de hecho, 9 de cada 10 excedencias por el cuidado de hijos las piden las mujeres según el Ministerio de Trabajo.

Por eso, es tan importante hablar de coresponsabildiad que según Egoscozabla es “implicar a todo un equipo ya sea tu pareja o, en familias monomarentales, los vecinos o amigos. Es contar con un equipo y toda esa carga no recaiga sobre la madre“.

En la actualidad, hay un avance respecto a épocas anteriores y los hombres se corresponsabilizan de muchas mas tareas pero “las tareas que adquieren los hombres tienen que ver con las tareas de ejecución“, ha apuntado la socióloga que son las tareas que se pueden ver y medir el tiempo dedicado.

“Las mujeres siguen asumiendo la parte invisible de los cuidados y la organización de la casa”

Según Egoscozabal hay que avanzar hacia la corresponsabilidad que es “el reparto no solo en las tareas visibles sino de las invisibles también”.

¿Qué es necesario para conciliar?

Algunas de las exigencias para conseguir que la conciliación sea real que plantean desde el Club de Malasmadres son:

  • Que se replanteen las jornadas laborales con entradas y salidas flexibles.
  • Educar en la igualdad a los niños y las niñas para que se sigan cambiando cosas en la sociedad.
  • Permisos de maternidad más largos e intransferibles para cuidar de los bebés.
  • Concienciación en las empresas para que todos los empresarios y trabajadores entiendan por qué es importante.

Y terminamos este artículo con una frase que subraya Maite Goscozabal en la entrevista:

“Si no damos valor al trabajo reproductivo no puede haber trabajo productivo es fundamental normalizar la presencia de niños y niñas en la sociedad”

El resto de la entrevista en nuestro podcast de Conexión de Tejidos que os dejamos aquí y en el que hay testimonios de muchas madres.

Un comentario en “Malasmadres ¿Es posible una conciliación real?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s